¿Cuáles son la claves para lanzar en Coors Field?

Jordan Lyles (Getty Images)

For English translation, click here.

Por más de 20 años, lanzar en la altitud de Denver ha resultado ser un acertijo difícil de descifrar para prácticamente todos los lanzadores de lor Rockies de Colorado. De hecho, únicamente en cinco ocasiones – de 21 temporadas – el equipo ha logrado quedar en el top 10 en ERA-, una estadística que compara ERA – luego de ser ajustado por parque y liga – con el promedio de las mayores. Un ERA- de 110 por ejemplo, significa 10% peor que el promedio, mientras que 85 significa un 15% mejor que el promedio. El staff de pitcheo de los Rockies sólo ha obtenido un ERA- menor a 100 en siete ocasiones, o un tercio de las temporadas. Sin importar por dónde se vea, eso es mal pitcheo. Existen muchas razones por las que ha resultado tan difícil para Colorado conseguir buen pitcheo, y varias de ellas tienen que ver con la altitud.

 La pelota viaja más lejos en un aire menos denso como el de Denver. A sabiendas de esto, se construyó el Coors Field con un outfield amplio para reducir la cantidad de cuadrangulares, lo cual generó una gran cantidad de sencillos y batazos “entre dos”. Además, en 2002 se instaló un humidificador donde se almacenan las pelotas para evitar que se endurezcan y salten violentamente del bate. Por último, el aire poco denso disminuye el Efecto Magnus, el cual es el responsable del cambio de trayectoria experimentado por una pelota a causa de la rotación. Todos estos factores contribuyen para hacer de Coors Field un parque incómodo para lanzar.

humidor

El Humidificador (AP)

A pesar de todo, los Rockies han logrado cierto grado de éxito en pitcheo en la última década. De las cinco ocasiones en las que terminaron la temporada dentro de los 10 mejores ERA- en las mayores, cuatro fueron entre 2006 y 2010. Por lo tanto, si tomamos esta data, junto con años de muy mal pitcheo como ’04, ’05, ’12 e inclusive ’13, tenemos una gran variedad de resultados que podemos analizar para intentar descubrir las claves para tener éxito como pitcher de los Rockies.

Lo primero que haremos es establecer cuál será nuestra medida de éxito para lanzadores. Para esto usaremos FIP, una estadística que se asemeja al ERA, pero que se calcula utilizando únicamente eventos que son controlados por los pitchers, como lo son: HR, BB, HBP y K. Esto es especialmente beneficioso para nuestro estudio, ya que Coors Field permite más hits que otros parques, lo cual se traduce en más carreras y ERAs más altos.

El siguiente paso sería seleccionar el rango de años que deseamos analizar. Generalmente, mientras más data se utilice, mayor será la confiabilidad de los resultados. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, el humidificador comenzó a utilizarse durante la temporada 2002. Esto cambió de tal manera el pitcheo en Coors, que creo conveniente hacer el corte allí, y seleccionar el período 2002-2013 para este estudio. Para este caso en particular, utilizaremos únicamente estadísticas de lanzadores abridores.

El útimo paso consiste en tomar un determinado conjunto de estadísticas de cada temporada individual lanzada por pitchers de los Rockies, y calcular un Coeficiente de Correlación de Pearson entre cada estadística y FIP, nuestro indicador de éxito. Las estadísticas con las correlaciones más altas, serán las claves que buscamos.

Hay un hecho importante que debe ser tomado en cuenta. Existen ciertas estadísticas que conllevan un buen rendimiento sin importar para qué equipo juegue el lanzador. Por lo tanto, para poder comparar y aislar las que mejor se adaptan a lanzar en Colorado, haremos el mismo procedimiento para todos los lanzadores del resto de los equipos en el mismo período de tiempo.

Usualmente, un coeficiente de correlación igual o mayor a 0,70 (sombreado de rojo) indica una relación muy fuerte entre la estadística y FIP, un coeficiente entre 0,40 y 0,69 (color naranja) indica una relación fuerte, entre 0,30 y 0,39 (amarillo) indica una relación moderada, y 0,29 o menos (blanco) indica una relación débil o despreciable. Adicional a esto, la correlaciones pueden ser positivas o negativas. Una correlación positiva significa una relación directamente proporcional entre las variables, mientras que una correlación negativa significa una relación inversamente proporcional.

A continuación se presentan los resultados, en orden decreciente de magnitud del coeficiente de correlación:

Correlación de distintas estadísticas con FIP
Estadística Rockies Otros Equipos
HR% +0.76 +0.65
K/9 -0.48 -0.61
wFB -0.48 -0.60
BB/9 +0.42 +0.43
FB% +0.39 +0.24
wSL -0.35 -0.33
GB% -0.34 -0.24
wCB -0.25 -0.28
wCH -0.24 -0.28
SwStr% -0.16 -0.52

wFB, wSL, wCB y wCH son estadísticas que indican el desempeño de la recta, slider, curva  y cambio, respectivamente. Estos valores generalmente oscilan entre -10 y +10, y son calculados en base a cambios en la expectativa de carreras. En este enlace puede encontrarse más información (en inglés) sobre estas estadísticas. SwStr% representa el porcentaje de los pitcheos totales a los que los bateadores hacen swing y no logran contacto.

No sorprende observar que tres de las cuatro correlaciones más altas corresponden a HR%, K/9 y BB/9, ya que son éstas los componentes principales del FIP. En cualquier entorno, estas tres estadísticas tendrán una gran influencia sobre el éxito de un pitcher. Sin embargo, existen ciertas diferencias entre las columnas de esta tabla que valen la pena mencionar.

Evitar cuadrangulares parece ser más importante para los lanzadores de los Rockies, evidenciado por una correlación más fuerte con FIP. Dado que Coors es un parque que permite tantos jonrones, tener la habilidad de mantener  estos al mínimo es altamente beneficioso para un lanzador, más de lo que sería en parques como el AT&T Park en San Francisco. Esto tiene mucho que ver con otras dos estadísticas que diferencian lanzar en Colorado al resto de los estadios en las mayores: porcentaje de elevados o flies y porcentaje de rollings o roletazos (FB% y GB%).

La creencia popular es que los lanzadores que inducen más rollings, tienen mejor desempeño en Coors que los que inducen más elevados. La razón es bastante obvia: más roletazos significan menos elevados, menos elevados significan menos cuadrangulares, y menos cuadrangulares significan menor FIP. A pesar de que esta lógica aparenta ser irrefutable para cualquier lanzador, los números señalan que existe muy poca relación entre FB% o GB% y FIP para lanzadores de otros equipos, mientras que existe una relación de moderada a fuerte para pitchers de los Rockies.

Por otra parte, los ponches y  el porcentaje de strike haciendo swing, son factores menos importantes para lanzadores de Colorado. En el caso del K/9, existe una relación fuerte, tanto para los Rockies como para otros equipos, pero es considerablemente más bajo para Colorado. En el SwStr%, la diferencia es mucho mayor. Provocar swings sin contacto es de suma importancia para los lanzadores en general, pero los números indican que no ocurre así para los Rockies, al menos no para lanzadores abridores. Los pitchers que poseen esta habilidad, generalmente inducen muchos flies, y ya hemos concluido que los lanzadores que inducen más flies no tienen buenos resultados en Coors. Así que resulta lógico que SwStr% tenga una relación despreciable con FIP para pitchers de los Rockies.

Resumiendo los resultados obtenidos, es importante mantener el porcentaje de roletazos alto, el de elevados bajo (para mantener el HR% bajo) y no resulta tan importante ponchar bateadores o hacerlos abanicar. Es claro que la evidencia corrobora la suposición común de que los lanzadores que inducen rollings encajan con el perfil en Coors Field.

Ahora bien, ¿cómo hace un pitcher para generar un alto porcentaje de rollings? En primer lugar es importante mantener la bola baja. Sabemos que los Rockies están al tanto de esto y por eso instalan cuerdas horizontales en el home durante el Spring Training, indicando la parte baja de la zona de strike. Pero también es importante tener pitcheos quebrados efectivos.

Screenshot_2014-03-19-10-57-37

Fuente: Instagram Oficial de los @rockies 

Afortunadamente para nosotros, existe una tecnología muy útil llamada PITCHf/x, la cual localiza la trayectoria de las pelotas mediante un conjunto de cámaras. Esta tecnología ha estado activa en todos los parques de las mayores desde el año 2007. Uno de sus muchos usos, es determinar los cambios en la trayectoria, causados únicamente por la rotación de la pelota. Nos interesa saber como el movimiento vertical y horizontal en los pitcheos, influencia el éxito de los lanzadores. Por lo que se realizaron los mismos cálculos utilizados para las otras estadísticas, pero esta vez para los valores de movimiento de los cuatro principales lanzamientos: recta (de cuatro costuras), slider, curva y cambio. Las primeras cuatro estadísticas mostradas en la siguiente tabla corresponden a los valores de movimiento lateral, mientras que las demás representan movimiento vertical.

Correlación del movimiento en lanzamientos con FIP
Estadística Rockies Otros Equipos
FA-X 0.22 0.14
SL-X 0.35 0.04
CU-X 0.22 0.06
CH-X 0.40 0.06
FA-Z 0.01 0.03
SL-Z 0.54 0.16
CU-Z 0.30 0.16
CH-Z 0.30 0.10

Los resultados son sumamente claros en esta oportunidad. Lo primero que viene a la mente es: el movimiento es bueno… si eres un lanzador de Colorado.

Como se señaló anteriormente, el aire poco denso en Denver reduce el movimiento causado por la rotación de la pelota, por lo que lograr una cantidad sustancial de movimiento en ese lugar no es tarea fácil. Con la excepción de la recta de cuatro costuras, los números indican que hay una importante correlación entre el movimiento en los pitcheos en general y el buen desempeño, medido con FIP. Lo que resulta más interesante, es la gran diferencia con los resultados obtenidos para el resto de los equipos. Los datos sugieren que la cantidad de moviemiento en estos lanzamientos, no representa un factor determinante en el éxito de pitchers abridores de cualquier otro equipo.

Todo esto confirma el perfil que la directiva de los Rockies ha buscado recientemente, a la hora de seleccionar pitcheo abridor. En vez de buscar lanzadores con grandes números en ponches, se han decantado por la opción de pitchers que inducen roletazos, con buenos pitcheos quebrados. Esto fue lo que les despertó interés por Brett Anderson, es lo que les gustó de Jordan Lyles, y también es parte del por qué todos estamos tan entusiasmados con Eddie Butler.

About Juan Pablo Zubillaga

Venezuelan die-hard Colorado Rockies fan. In addition to watching and analyzing as much baseball as I can, I'm also a Chemical Engineer // Venezolano, fanático de los Colorado Rockies. Además de ver y analizar la mayor cantidad de béisbol posible, también soy Ingeniero Químico.
Add Comment Register



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>